Fotodepilación

Es un método no invasivo de depilación caracterizado por su capacidad de transformar la luz en energía.
Es efectivo tanto en mujeres como en hombres, se adapta a cualquier fototipo de piel,asegurando el éxito de sus resultados.

La longitud de onda se ajusta según el contenido de la melanina del pelo diana y del tejido circundante. La luz intensa pulsada alcanza de forma precisa el folículo piloso sin dañar la epidermis.

Parte de la energía de la luz intensa pulsada se absorbe por el pigmento del pelo elevándose se temperatura e induciendo el calor hacia el folículo pero otra parte de energía atraviesa la dermis y es absorbida directamente por el bulbo. Esta sinergia, especifica y exclusiva de los IPL, permite dañar irreversiblemente la mayor parte de las células germinativas responsables del crecimiento.

El pelo dañado y el folículo se eliminan mediante un proceso fisiológico natural, dando como resultado una depilación de larga duración.

El número de sesiones depende de la zona y del tipo de pelo y piel, pero podríamos establecer una media de seis a ocho sesiones para obtener un resultado definitivo.

De esta manera cómoda y rápida podemos deshacernos de esos pelos tan antiestéticos localizados en cualquier zona del cuerpo.